Categoría: Consejos

1_nUyvvGEQF9RwfhdHtnvW8Q

Laresistencia al cambio tiende a ser el mayor némesis en la mayoría de los equipos de trabajo. Algunas veces los colaboradores sienten que un cambio en la dinámica de trabajo (como por ejemplo, un nuevo software que deban implementar en su rutina) puede generar más complicaciones y desorganización que ayuda. Y algunas veces tienen razón.

Por supuesto, es importante mantener las empresas en constante cambio, ya que es la única opción para no quedar obsoleto. En la mayoría de los mercados está la amenaza de la competencia, incluyendo un nuevo actor a llegar en cualquier momento.

En otras palabras, debemos buscar un equilibrio entre mantenerse actualizado y abrumar al equipo con constantes cambios ¿Cómo saber cuál es la frecuencia correcta? Para eso están estos consejos:

1- Investiga: En caso de que no lo hayas hecho aún. Ármate con todas las opciones de mejoras que se pueden integrar en tu equipo. Pueden ser softwares o capacitaciones. Cambios estructurales o sencillos. Toma nota de cada uno de ellos en una lista. Ten paciencia. Este paso puede ser el más largo de todos, pero es importante asegurarse de cubrir todas las opciones.

2- Selecciona: No todos los cambios son de igual importancia, ni de igual forma de implementación. Selecciona de 3 a 6 cambios que decidas priorizar. Si tienes problemas para decidir, puedes hacer el siguiente ejercicio: Piensa cómo sería el efecto de este cambio en tres, seis y doce meses luego de implementado ¿Habrá valido la pena? ¿Estará ya todo funcionando al cien por ciento? ¿Cuáles serán los costos asociado?

3- Calendariza: Crea un calendario de los cambios que vas a implementar, idealmente de forma anual. Ten en cuenta el período y la dificultad que existirá en cada uno para que no se topen ni se retracen entre sí. Una forma es empezar ordenándolos de mayor a menor dificultad de implementación, para dejar los de mayor dificultad lo más separados posible en un año calendario.

4- Implementa, pero involucrando al equipo: A nadie le gusta pertenecer a un equipo en el que no se toma en cuenta su opinión. Deja en claro que estos cambios son necesarios y en pos de un bien común, pero asegúrate de dar una ventana para que puedan expresar inquietudes y consultas.

Si en tu empresa existe cierta resistencia al cambio, prueba empezando por uno simple que no cueste dinero (por ejemplo un cambio menor en la rutina o implementar un software gratuito). Cuando eso funcione, tendrás un respaldo para seguir planteando iniciativas.

¿Qué opinas de estos tips? ¿Hay alguno que quieras agregar? ¡Déjanos tu comentario!

Select Different CTA for each Post from Blog Editor

New Call-to-action

Suscríbete a nuestro blog

New Call-to-action

Háganos saber lo que pensó sobre este artículo.

Agrega tu comentario a continuación.